Apuntes de viajes, restaurantes y post de @comerpensarviajar

#LASCHICAS

¿La amistad es más fuerte que el amor?

Dura más que la pareja y es menos invasiva que la familia. Un vínculo tan viejo como el mundo y hoy más fuerte que nunca. Entre los castillos en el aire, ellas tienden puentes con abrazos. Mientras los novios y los trabajos pasan, las cómplices quedan. Confirmado: se enteran de todo mucho antes que tu psicólogo.

Cuando se apagan las luces en la sala, la pantalla muestra una leyenda en letras blancas sobre fondo negro que dice: «Esto también pasará. Basada en la novela de Milena Busquets». Entre el público, se encuentra la propia escritora, y en la butaca de al lado, su mejor amiga. Las dos se emocionan en la oscuridad, no necesitan miradas cómplices. En la estación de los logros Mi- libro-llega-al-cine se piensa en quienes somos, a dónde vamos, quiénes nos acompañan en las aventuras.
La escena descrita la imaginó la propia Milena en una entrevista, entusiasmada al proyectar ese gran momento, cuando el argentino Daniel Burman realice la película de su autobiografía best seller. Todavía no sucedió, pero en ese día no tan lejano, el del estreno, seguramente estén su pareja y familiares, pero para la escritora será un momento entre amigas. ¿Quiénes si no para entender como nadie nuestros vértigos?
Esa clase de testigos de vida son los que ella retrata en la novela “Esto también pasará”. Las amigas son las cómplices, las que saben los pormenores de amores y relaciones, las que dicen las cosas como son. Las que acompañan en las buenas y en la adversidad. Como en el juego de la vida; cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia. 

¿Qué tiene de raro mi viaje?
Si en la niñez e inicio de la adolescencia nos preocupaba que ellas nos quisieran, miraran, eligieran, defendieran y no traicionaran… cuando ya no estuvo en duda el vínculo fueron capaces de dar miles de pruebas de fidelidad. Como urdir planes para seguir al chico que nos gustaba, enseñar a poner tampones, o acompañar a un análisis. No solo compartir chat, clases o ir a bailar. La amigas te hacen la gamba en la salida de a cuatro, se toman aviones solo para vernos, son capaces de sorprenderte en el aeropuerto de New York con una limusina.
No importa qué edad marque el calendario, ellas –sin distinción generacional- ponen a disposición su tiempo y –fundamental- la posibilidad de escucha. Sus oídos están siempre disponibles. Así se construye la amistad, la red de contención. Y, aunque hoy, –como sucede con otras relaciones- se encuentran influidas por las vivencias a las corridas y los malentendidos de WhatsApp… la amistad sigue siendo sostén y temática femeninas. ¿Son las hermanas que no tenemos? ¿La familia elegida? Los especialistas señalan que la amistad tiene su propia jerarquía en el conjunto de los vínculos. Quizá no haga falta darle otro lugar.  
En cuanto pudo viajar a Europa, Emilse (32) no dudó en gastar un poco más de dinero en un complicado entramado de vuelos y escalas para llegar a visitar a su mejor amiga de la infancia en Israel. “No importaron las horas de espera, los trasbordos y que me hicieran transpirar de los nervios en los controles”. Esto fue porque alguien le pareció raro el viaje relámpago desde el otro lado del mundo, para pasar solo unas horas con una amiga. Fue entonces cuando Emilse debió enfrentarse a un largo interrogatorio. A puro estrés.
Carla (28) se tomó el micro a Mar Del Plata para festejar el cumpleaños de su amiga Miriam (29), recién separada. Miriam (mamá de Juan y Carolina) está alejada de su papá y hermanos. En su mochila, Carla llevó un champagne, un libro de autoayuda de regalo, una tarta casera y unos saumerios que compró en el barrio chino. “Los que le gustan a ella”. Y se fue a brindar a La Feliz, !como sea!  
Cuando las amigas se encontraron, la conversación se retomó como si se hubieran visto ayer. No importan las distancias. ¿Si entre el Facebook, Skype, Facetime y WattsApp ya sabemos casi todo? Pero tranquilas, porque podemos repasar, volver a poner en palabras, pedir opinión y cambiar de idea.
Invocando el primer cordón
Es que cuando estamos problemas, si queda alguna duda la voz de nuestras amigas viene con nosotras hasta la sesión psicolólogica. Allí “aparecen como personajes que muchas veces nos enseñan o muestran aquello que tenemos que resolver. O simplemente funcionan como punto de apoyo para acompañarnos en los avatares de la vida”, explica la licenciada Daniela Furst, autora de El poder del poder, cómo capitalizar nuestros recursos internos (Planeta)   
“A veces son invocadas como primera red terapéutica” -asegura el psicólogo Gustavo Gewürzmann, ganador del Premio Doctor Marcos Bernard-. “Muchas de las consultas se hacen primero a las amigas y, en segunda instancia, al psicólogo”.
Se charla de temas laborales, familiares y, especialmente, cuestiones de pareja. Pero, cuidado, que no siempre nos guiamos por “la creencia en la sabiduría de las chicas”. Por un lado, éstas funcionan como referentes, y “en general se siente mayor tranquilidad actuando como nos aconsejaron. Si las cosas salen mal, habrá apoyo y aprobación. Otro motivo es que estas consultas brindan contenido de conversación a las relaciones y afianzan los vínculos. Dicho de otro modo, contar los problemas y aconsejar sobre los mismos ayuda a construir la amistad”, aclara el profesional.
En el libro “Qué tienen las mujeres en la cabeza?”, Marta Merkin (Sudamericana, 2000) amplifica las charlas con Alicia, a quien conoció en la secundaria. Enumera tópicos: los padres, los profesores y los permisos; más adelante, varones, sexo y amor. Luego militancia y rock; casamientos y separaciones, embarazos, partos e hijos; exilios, miedos, recetas e infidelidades. Se habla de las ilusiones y el futuro. Del trabajo y los maridos. “Es asombroso cómo cambian los temas de conversación de las mujeres a lo largo de la vida”, reflexionaba la fotógrafa y periodista. 
“Yo soy de las que aconsejo”, dice Luciana (19). “Y me pasa que cuando hablo con mis amigas me doy cuenta de lo que quiero”. Luciana todavía recuerda el frío en la cara de un martes a la tarde cuando acompañó a una amiga a hacerse el test del VIH. “Ese que te hacés en el momento, con una gotita de sangre y en 20 minutos sabés el resultado. Por suerte, le dio negativo.” La cuenta regresiva fue de a dos.

El ansiolítico de la noche
Los modelos tradicionales de familia vienen cambiando desde el siglo pasado. Una transformación que lleva a nuevas construcciones y lazos. Las relaciones también se encuentran marcadas por la vida acelerada  y la inmediatez que impone la tecnología. “Esto se materializa en amores efímeros, en el compromiso express. Es por eso que podemos pensar que la importancia de vínculos sólidos, duraderos y profundos constituyen un bálsamo para hacer frente a la ansiedad y angustia que pueden producir estos momentos de incertidumbre”, reflexiona Furst. “Porque la necesidad de seguridad, amor y permanencia no ha cambiado. Con lo cual las amigas ocupan un lugar fraterno que por los cambios en las estructuras sociales, es muy valorizado.”
Las amistades, de todos modos, no están exentas de la tendencia a la inestabilidad. “Acorde al ritmo cotidiano, vertiginoso, estas relaciones también están expuestas a parámetros cada vez más exigentes, una tolerancia cada vez menor a las pequeñas fallas de las amigas. Si tardó mucho tiempo en contestar un mensaje, si likeó o no likeó tal comentario en Facebook, si hizo o no hizo lo que se esperaba de ella”, aporta Gewürzmann.
 Y sobre las comparaciones con la amistad como nueva familia, aclara: El vínculo familiar existe, por lo tanto para el bienestar emocional es necesario que sea reconocido y aceptado” opina Gewürzmann. “Eso es independiente de la relación que se establezca, en la cual a veces se puede tener más contacto y otras es necesario estar más alejado. En este contexto, la amistad tiene su propia dignidad y no necesita que se la jerarquice dándole el título de familia elegida.”
Un buen amigo, también, puede ser la posibilidad de barajar, dar de nuevo, jugar una vuelta con el ancho de espada. “Porque la amistad puede darnos la maravillosa posibilidad de tener una experiencia emocional correctiva. Es decir, de sanarnos a través de nuestras elecciones,” resume Furst, refiriéndose a las elecciones de las buenas. Sin necesidad de aforismos, a las mejores compañías.
 

Carilinas y pococlo EN PRIMER PLANO

TEATRO En Lucro Cesante, la obra de Ana Katz, tres amigas deciden irse juntas de vacaciones. Las conversaciones dan cuenta de la incomodidad de la convivencia, del deseo de disfrute sostenido, de la planificación de cada actividad, del boliche y las relaciones con los varones. Actúan Catalina Luchetta, Carolina Saade, Milena Shifres. Desde el 19 de Marzo de 2017 vuelve esta obra todos los Domingos a las 19 hs en NoAvestruz Espacio Cultura.
TELE Una de Netflix, con dos actrices que amamos: Toni Collette y Drew Barrymore. Ya estoy extrañándote muestra cómo se hacen compañía dos amigas en esos momentos bisagra en la vida, al atravesar una enfermedad y ante la dificultad de tener hijos. Una producción inglesa, de la directora de Crepúsculo y A los 13, Catherine Hardwicke.
LIBROS. Blanca es la protagonista de la novela: una mujer de cuarenta, a quien la muerte de su madre encuentra separada de dos matrimonios y en una relación con un hombre casado. En el funeral, la acompaña su amiga Carolina. Poco después llegarán a visitarla Mercè, Elisa y Sofía, y la casa familiar se hará grande para albergar a estas mujeres que la acompañarán en el duelo. Esto tambien pasará, de Milena Busquets (Anagrama).

Por Eleonora Biaiñ. Artículo publicado en Elle Argentina en diciembre de 2016.



1 pensamiento sobre “#LASCHICAS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *