Apuntes de viajes, restaurantes y post de @comerpensarviajar

Lima, Perú: 4 post de 6

Lima, Perú: 4 post de 6

Una semana en Lima y un mundo de sensaciones. Los posteos en @comerpensarviajar




Al llegar a Lima, descubrimos su nubosidad constante, hipnótica sobre el mar verde. “Acá nunca llueve!” nos dijo Pepe, el conductor del remís que nos llevó desde el aeropuerto hasta el hotel. Y agregó, que la interacción de corrientes marinas es responsable de las nubes y del color del mar, así como también de su riqueza en plancton, pescados y mariscos. Leo en Internet que de acuerdo a la latitud de la ciudad, el clima debería ser tropical, sin embargo las aguas del mar se ocupan de enfriar la atmósfera y cambiar lo predecible. El otoño en Lima no es fresco, la temperatura oscila entre los 15-19 grados. El primer día hicimos un reconocimiento de Miraflores a pie, desde Av. Reducto hasta el shopping Larcomar, frente al océano Pacífico. Hola Lima, hola Perú. 

Gran noche vivimos en @centralrest uno de los mejores restaurantes de América Latina. Una aventura de lujo para foodies. El trabajo de Virgilio Martínez @virgiliocentral rescata productos, en muchos casos olvidados o no utilizados en la cocina. El menú es una interpretación gastronómica de la naturaleza de Perú. “Mater Ecosistemas” consiste en doce pasos de sabores que van y vuelven al mar, pasando por la costa desértica, la laguna amazónica, la cordillera verde, la selva alta y el bosque andino. Entre otros sabores reconocibles y descubrimientos: el piure y los percebes (animalitos que se fijan en piedras), navajas rellenas de leche de tigre, el paso 1. Almeja,crema y alga yuyo, en el 2. Los panes de tubérculo dale dale, en el 4. Las tiritas de calamar, crocante de huarango (algarroba) y alga sargazo, el 5. Palta, erizo y zapallo loche, el 6. Las cabezas de piraña son la base para los crocantes de yuca, el fruto cocona, carne y piel de piraña, el 8. Cordero que se deshace, papa olluco y crocantes de leche de oveja, el 10. El postre: en base a cacao cremoso y helado, y hojas de coca. 11. El último paso: una bebida digestiva de las plantas medicinales congona y kjolle, y el gel del árbol huampo.
Cada paso es un bocado sorprendentes por su presentación e invitan a conocer sabores nuevos. El lugar es súper moderno, de colores claros, fríos y agradable. Empezamos la cena en el bar Mayo y continuamos en el salón. Los mozos y la sommelier argentina Marina Wilkis @marinawilkis siempre atentos. Tomamos cerveza artesanal, pisco sour, vino peruano, francés e italiano. #eldatoutil Es recomendable reservar por lo menos con dos meses de antelación y prepararse para cuando llegue la cuenta. Es caro.

Para ir al centro de Lima, probamos el transporte Metropolitano que conecta el Norte y Sur de la ciudad por una autopista con carriles exclusivos para autos y buses. Es súper útil, porque agiliza la llegada a destino. Además, fuimos un domingo, cuando el centro es menos concurrido. El plan era visitar la Plaza de Armas, pero por una cumbre de presidentes de Perú y Colombia, cerraron los accesos. Tampoco pudimos ir al tradicional bar Cordano, pero sí curiosear el Mercado Municipal y el barrio Chino. Los viajeros y periodistas especializados en cocina peruana sugieren comer en el mercado, o en alguno de los #chifa (restaurantes y cocina de los inmigrantes chinos) del área. A lo primero, no nos animamos, y en el segundo caso, no acertamos con un restaurante que nos gustara. Así que debo volver por la revancha. 

Barranco night & day. Del barrio bohemio y de casas antiguas de Lima, se cuenta la leyenda de su origen gracias a un milagro por la aparición de una cruz luminosa sobre una de las colinas que bajan hacia el mar. En agradecimiento al “señor de los barrancos”, un panadero construyó una capilla y alrededor de ésta se fue asentando la futura población barranquina. El lugar es donde se ubica actualmente la Ermita, la iglesia junto al puente de los Suspiros. Es de los paseos más bonitos recorrer sus calles, visitar la plaza y descender por la vía debajo del puente hasta ver el mar. Fuimos de día en el Metropolitano y, de noche, en taxi a cenar.
Para comer, hay cantidad de opciones. Dos must. #sieterestaurante del joven cocinero @ricardomartinsdef quien ofrece platos con influencias españolas e italianas, producto de sus viajes. Probamos la molleja con puré de manzana y el ceviche caliente. E @isolinataberna , un #50bestlatam estilo bodegón de comida casera (con vuelta de tuerca) en porciones para compartir. Pedimos la jalea de pejerrey y huevas, y el osobuco. En ambos se come súper bien y a buen precio. 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *